Historia del Té

Cuenta la leyenda que en 2737 a.C el emperador y maestro chino Shennong estaba sentado bajo un árbol mientras hervía agua, cuando unas hojas cayeron en la olla. Intrigado por el color y fragancia que emergieron del agua, Shennong decidió probar la infusión. El árbol era un Camellia Sinensis y la bebida resultante fue lo que hoy llamamos .

Por cientos de años las personas bebieron té por sus propiedades como medicina herbal. Durante la dinastía Han (206 a.C hasta 220 d.C) las plantas de té eran bastante limitadas y sólo la realeza y las familias acaudaladas bebían té a beneficio de su salud.

No fue hasta la dinastía Tang (618 hasta 906 d.C), que esta infusión se estableció como la bebida nacional de China al expandirse a todos los estratos sociales. El proceso de preparar y servir el té también se fue convirtiendo en una elaborada ceremonia. Luego durante el siglo XII se introdujo el té en Japón gracias a unos monjes budistas japoneses que habían viajado a China para estudiar y llevaron a casa té para consumir durante sus meditaciones.

A mediados del siglo XVII durante la dinastía Ming se inventó el té negro cuando notaron que gracias a un método de fermentación especial, las hojas se tornaban oscuras y podían almacenarse por más tiempo sin perder su potente sabor.

Fue la princesa portuguesa Catherine de Braganza la que popularizó el té en Inglaterra, cuando contrajo matrimonio con el rey Carlos en el siglo XVII. Gracias a ella, quien era una fanática del té, esta bebida se volvió común entre la aristocracia que pronto instauró las fiestas o “tardes de té”.

A principios del siglo XX el comerciante norteamericano, Thomas Sullivan, envió muestras de té a varios clientes en una bolsa de seda. Así sin saberlo creó una nueva modalidad para prepararlo. Pronto sus clientes comenzaron a encargarle té en estas porciones individuales que resultaban más sencillas y prácticas al momento de hacer la infusión, con el significativo ahorro de no tener que usar hojas de té enteras, sino molidas o en polvo.

Hoy Teart ofrece una nueva forma de tomar té ajustada al estilo de vida moderno. Gracias a la tecnología de su infusor cónico desechable se puede ahora llevar la experiencia y el sabor del té en hoja a todo el mundo.